Cosas que no tienes que hacer con tu gato

Las diez peores cosas que no tienes que hacer con tu gato

En su libro «Chats: todo cuanto procuran decirnos», el Dr. Laetitia Barlerin nos ofrece sus misterios para una vida poco a poco más enternecedora al lado de su gato.

Dale leche como bebida

La mayor parte de los gatos tienen un mal resumen de la leche de vaca o mucho más bien su lactosa, azúcar de leche. Una cuestión de lactasa, la enzima que degrada la lactosa: en el momento en que el destete, en el momento en que el gato pasa de una dieta lechosa a una dieta sólida, el nivel de lactasa cae en el tracto digestivo.

Los fermentos de leche dorados, mal digeridos, en el intestino y ocasionan hinchazón y diarrea. Para escoger, es preferible ofrecerle «leche de chat» del comercio, pobre en lactosa, estimando que es un obsequio abundante en calorías que no puede sustituir el agua.

Déle solo 2 comidas cada día

El gato es un bocadillo nato y precisa cerca de quince mini comidas cada día.

En la naturaleza, caza presas pequeñas y debe apresar entre diez y 15 ocasiones en 24 h para agradar sus pretensiones alimenticias. Dale únicamente una comida por la mañana y durante la noche lo empuja a apresar o conocer los cuencos de los vecinos.

Y si no sale, la frustración alimenticia relacionada con la imposibilidad de apresar lo va a poner ansioso y belicoso.

Meditar que es sin dependencia y que solo precisa su cuenco y caja de arena para vivir

El gato padece de su reputación como animal sin dependencia y oportunista. Sin dependencia no significa asocial, en caso contrario no habría sido domesticado.

Oportunista, es en el momento en que caza lo que aparece, pero eso no quiere decir que solo esté entusiasmado en la comida y el hosting en humanos !

Precisa relaciones sociales y presencia humana, en caso contrario se está consumiendo … o hallará otro hogar !

Castígalo

El castigo físico o ética es aún mucho más dañino en una clase sensible como el gato que en el perro.

En el más destacable de las situaciones, asocia la experiencia desapacible no con su estupidez, sino más bien con , lo que lo empuja a estar en guarda en su presencia y a evitarlo.

En el peor caso, se encontraba traumado y se puso ansioso y belicoso.

No lo vacunen si no sale

Aun caluroso en el hogar, no es inmune a determinadas anomalías de la salud infecciosas. Como el tifus, cuyo virus, que es muy fuerte en el medioambiente, puede ser trasmitido de forma indirecta por el perro de la vivienda o por .

El gato asimismo puede transportar en desde microbios infantiles que «se despiertan» a lo largo de una caída en la manera y las defensas inmunes: este es la situacion de Coryza.

Al final, tiene la posibilidad de tener que codearse con otros gatos a lo largo de las vacaciones, una pensión …

Para un gato de pisos, el protocolo de vacunación normalmente se disminuye con un refuerzo solo cada tres años.

Meditar que debe ocurrir cuando menos una vez en su historia

Qué iniciativa antropomórfica !

Los coños y los gatos no padecen por no tener descendientes: el macho jamás cría a sus gatos y la hembra no sabe lo que debe tener antes de su primera camada.

Esto no es útil ni preciso para su salud física o ética. Tal iniciativa errada fomenta la proliferación de gatos, el abandono de gatos, cobijos sobresaturados y la eutanasia. Las asociaciones de protección animal tienen la posibilidad de ofrecer fe de esto !

Déjalo salir durante la noche

La caja es un cazador de crepúsculo y también instintivamente solicita salir durante la noche, un instante conveniente para remover pequeños roedores.

Asimismo es a la noche que los Don Juan son los mucho más activos y que vencen a la campaña en pos de asociados, y que sencillamente luchan entre .

Pero asimismo es a la noche que tienen rincón los accidentes de tráfico mucho más mortales. Los coches conducen mucho más veloz y solo distinguen gatos irresponsables en la obscuridad en el último instante …

Sostenerlo en el hogar le deja reposar con calma.

No desarrolle su ambiente en 3 dimensiones

El gato es un animal que tiene una necesidad visceral de ganar altura.

Arboreal, le agrada posarse, asegurarse y ver su ambiente libre.

En el momento en que vive en un ambiente cerrado (apartamento), es fundamental hallarlo y entablar cobijos altos, lo que deja acrecentar su espacio escencial. Árbol enorme para gatos, aparadores, muebles altos, tabletas para escaleras … Revela tus capacidades de decorador.

Imponer contacto físico

Al gato le agrada todo salvo la coerción. Es un depredador pero, recuerde, asimismo una presa en la naturaleza. Este doble estado enseña por qué razón se siente de forma fácil atrapado.

A tan pocos gatos les agrada que los abracen por un abrazo forzado. Luchan, se rascan para huír.

La regla es dejar que siempre y en todo momento llegue a ti y no del revés. Puedes alentarlo llamándolo con inocencia. Un gato bastante intranquilo se regresa tenso en presencia de humanos y al final los escapa.

No lo eduque

Bastante dicen sobre la educación del cachorro, bastante menos la del gato. No obstante, debemos seguir la educación iniciada por nuestra madre y enseñarle algunas reglas para la convivencia armoniosa.

La primera cosa que debe enseñarle es controlarse y supervisar su bocado y sus garras.

Se le enseña a no saquear el sofá, los cables eléctricos o las plantas. Su paladar está educado con alimentos con distintas texturas y sabores.

Y le enseñamos a ser un gato sociable y no salvaje poniéndolo en contacto temprano con distintas personas y animales amigos.