Fiebre del gato: causas, síntomas y tratamientos: trate a su gato

La fiebre, un incremento en la temperatura corporal, es un síntoma común en la medicina veterinaria. Comunmente, la temperatura del gato oscila entre 38 ° y 39 °. Alén de eso, el animal tiene fiebre; de manera frecuente se niega a desplazarse y comer, y tiene la posibilidad de tener síntomas distintas en dependencia de la condición inicial.

Un gato gruñón y apático ? ¿Qué ocurriría si Minou tuviese fiebre? ? De qué manera advertir fiebre en su gato y de qué manera manejarla ? ¿Es serio? ? ¿Tenemos la posibilidad de ofrecer exactamente los mismos fármacos que los pequeños (No !) ? En el momento en que el mercurio sube, qué realizar ? Wamiz te cuenta todo.

¿Cuál es la temperatura habitual de un gato? ?

Los mamíferos son animales homeotérmicos; esto es, son de sangre ardiente y regulan la temperatura de su cuerpo merced a una suerte de termostato situado en el cerebro (mucho más exactamente en una glándula llamada hipotálamo), sea como sea la temperatura exterior.

En gatos, la temperatura corporal habitual es de en torno a 38 ° 5. Este es asimismo la situacion del perro. Es mucho más prominente que en humanos cuya temperatura interna es de 37 °. Un pequeño 39 ° en gatos no es nada preocupante; es un tanto como un niño mide 37 ° 5.

Bajo este valor estándar, charlamos de hipotermia. Esto puede ocurrir a lo largo de la permanencia en el agua muy fría, por poner un ejemplo, o tras la anestesia. Arriba, es hipertermia. El calor guardado por el cuerpo del gato sobrepasa sus habilidades reguladoras, es el golpe de calor del animal encerrado en un automóvil a pleno sol.

La fiebre asimismo es un incremento en la temperatura corporal, pero procede de un mecanismo diferente. A lo largo de la fiebre del gato, el cerebro cambia su termostato hacia arriba, por norma general entre 39 ° y 40.5 °. Con una mayor frecuencia, la fiebre comienza por substancias pirogénicas exógenas (bacterias, virus, parásitos o sus artículos). Es un mecanismo de defensa. La fiebre solo es dañina para los gatos en el momento en que son altísimos (mucho más de 41 °) o si son muy jóvenes.

¿De qué forma sé si mi gato tiene fiebre? ?

La fiebre es un síntoma. En gatos, fundamentalmente resulta en una reducción. El animal es «blando», se niega a desplazarse y comer. Se puede conseguir «ardiente» acariciándolo, pero este signo es bastante subjetivo.

Con frecuencia, la fiebre se asocia con otros síntomas derivados de la afección inicial: estornudos en el caso de coriza, masa subcutánea en el caso de absceso, vómitos y diarrea en el caso de gastroenteritis, mal abdominal en el caso de pancreatitis…

Pero la única forma de corroborar que su gato tiene fiebre todavía es la buena ingesta de temperatura …

De qué manera tomar la temperatura de mi gato ?

En el gato, no hay un dispositivo ratificado para tomar la temperatura por medio de la frente o las orejas. Por ende, es requisito recurrir a la ingesta ancestral de temperatura rectal. Esta técnica necesita tiernicidad y algo de material.

Mezcle preferentemente un termómetro pediátrico mucho más fino con una punta maleable. Cubra el radical de la vaselina o, en su defecto, hidratante. El termómetro debe presionarse en el ano del gato a lo largo de por lo menos 1 cm. Un dispositivo deficientemente deprimido corre el peligro de ofrecer una temperatura bastante baja. Tenga precaución, aun en el momento en que está desgastado, un gato no en todos los casos valora esta manipulación; Puede ser sensato soliciar asistencia.

Lo que hay que a la fiebre en gatos ?

La fiebre es un síntoma, un mecanismo de defensa para el cuerpo. Es esencial buscar la patología subyacente responsable del ingreso febril.

Las primordiales causas de fiebre en gatos son:

  • Infecciones (más frecuentes)
  • Anomalías de la salud inflamatorias
  • Cáncer

Las infecciones benignas son en general causantes de la fiebre aguda a lo largo de unos días, al tiempo que algunos virus (Felv, FIV, PIF), anomalías de la salud inflamatorias (p. Ej., Pemphigus) o tumores dan hipertermias crónicas o recurrentes.

En los gatos salientes, las picaduras entre congéneres son una causa común de pico febril.

Un gato que termina de ser operado asimismo puede desarrollar algo de fiebre gracias a la reacción inflamatoria gracias a la cirugía.

De qué manera tratar la fiebre en gatos ?

Más que nada, la automedicación no debe emplearse para tratar la fiebre de un gato. El paracetamol en general recetado a humanos es increíblemente tóxico para los gatos. Una tablet de 500 mg de Doliprane® es mortal para un felino. Aun se tienen que eludir las formas pediátricas.

Los antibióticos no tienen que administrarse sin consejo médico. En el caso de fiebre, es preferible proceder a su veterinario, que puede efectuar un diagnóstico y dispensarlo con fármacos antipiréticos amoldados al gato. A lo largo de la fiebre recurrente, se puede prestar hospitalización para efectuar mucho más exámenes.

Tenga presente que la vacunación contra el tifus, la coriza y la leucosis (Felv) resguarda a su pequeño compañero de tres patologías graves causantes de la fiebre en los gatos.