Hiper-apego en gatos: comprenderlo y evitarlo: entender a tu gato

Hiperapego en gatos

Si es más habitual en perros, asimismo existe hiperapego en gatos . Ciertos gatos monteses han de estar en contacto incesante (visual o táctil) con sus humanos. Y en el momento en que deben estar ausentes, el gato es golpeado por el agobio y la ansiedad , que puede manifestarse como destrucción o aun autolesión.

La conductista del gato, , nos comenta mucho más sobre esta dependencia sensible , sus orígenes y los medios para evitarla.

El gato y su madre

El gato al nacer no posee intranquilidades, y hasta su retirada popular, su madre maneja todo por , afirma su tranquilidad, felicidad, limpieza y comida: se deja proteger al cien%.

El gato consuela a sus gatos, ronroneando pero asimismo con las feromonas que emite para tranquilizar a la basura, el mensaje continuo de la joven madre es exactamente el mismo en todo momento «todo está bien, te cuido, no puedo realizar nada «. El más destacable instante de vida para cada gato indudablemente !

> Consiga mucho más información sobre los primeros días y el destete del gato

Pero ahí lo tienes, todas y cada una de las cosas buenas llegan a su fin, y llega el día en que el gato empuja a sus pequeños invitándolos a conseguir su independencia y, dentro de lo posible, su dulce y reconfortante regazo …

Entonces, en el momento en que las cosas se hacen bien, aquí es donde tenemos la posibilidad de tener a nuestro gato, inmediatamente después de esta etapa de rechazo.

Un gato cubierto

Somos humanos, y pensamos y actuamos en humanos, no en gatos y eso es habitual ! Donde la madre vio a un gato suficientemente maduro y maduro para cuidarse a sí mismo y vivir su historia como un adulto, , observamos a un pobre bebé que no posee a su madre y hermanos y hermanas para divertirse con … Y, como es natural, nuestro instinto maternal (o paterno) se hace cargo, el precisa abrazar y tranquilizar esta pequeña bola de piel que está tan perdida y que debe sentirse dejada .

El gato, que lamenta no ser atendido a tiempo terminado, explota la posibilidad para conseguir algo de esta felicidad pasada. Y allí, el comienzo del inconveniente se establece !

Toda su historia el gato busca rememorar estos instantes agradables en el momento en que todo le llegó antes que lo necesitara, y , como buenos humanos, estiramos su poste !

Por ende, el gato se apresurará a esta falla que nos encontramos abriendo, va a ser llevado por su humano, su nuevo padre sustituto . Lo alimentaremos, lo cuidaremos y anticiparemos sus pretensiones, como lo logró su madre al principio de su historia. Y cuanto mucho más demande el gato, mucho más nuestro instinto nos empujará a cumplir sus esperanzas.

El tiempo pasa, una relación se establece lenta pero indudablemente. Por el momento no nos atrevemos a ir los últimos días de la semana, sencillamente por el hecho de que Matou podría estar poco entretenido o deprimido. ¿Qué sucedería si nos necesitara en el momento en que estuviésemos lejos? ? Solo realizando el interrogante, el objetivo de semana se arruinaría, asimismo podría cancelarlo. De la misma forma para las vacaciones. Aun nos vamos a encontrar rechazando una bebida con amigos en el momento en que sea …

De qué manera eludir el hiper-ataque ?

Y un día, nos ofrecemos cuenta de que nuestro gato no se comporta como el resto, que nuestra vida está totalmente borrada y también invadida por este gato tan satisfactorio, pero tan pesado de vivir todos los días ! Y si nuestra vida cambiara ? Si llegó un niño ? De qué manera reaccionaría el gato ? Muy mal evidentemente. No obstante, debemos poner nuestras vidas entre paréntesis a lo largo de 15 a 20 años para Matou ?

La contestación es bien simple: no. Con mucha continuidad escucho a los profesores de gatos actuar así aceptando que planean ponerlo pues sus vidas se han vuelto bastante bien difíciles de ordenar. Antes de llegar allí, piense en una cosa fácil: quién mejor que una madre conoce a sus pequeños ? Si una madre ejemplar como un gato evalúa que su pequeño está ya listo para ir solo, no vaya y cuestione su juicio !

Entablar reglas sencillos desde el comienzo ! Abrazos, juegos, aprecio, sí, es evidente. Cree un link de dependencia que cause el síndrome de hiper-atacamento, no. Sofoca al gato que se transforma en un gato «malcriado malcriado», pero velozmente asimismo nos asfixia gracias a las secuelas que supone tal relación, la relación mucho más poco saludable que es mucho más, para que para Matou.

Se desperdiciaría si fuera hospitalizado a lo largo de unos días, podría volverse belicoso si tuviese otro animal para poder ver a un niño. Te transformas en su adicción, y ninguna adicción puede y no ha de ser alentada.

Entonces, por su felicidad y por la tuya a lo largo de estos largos años que vas a comunicar, respeta la independencia de tu gato , no lo cubras !

Accionar del gato

http://

Véase asimismo: