Vacuna a tu gato: por qué razón, cuándo y contra qué resguardarlo ? – Trata a su gato

La prevención es preferible que la cura. Un adagio que asimismo se aplica a su compañero a su gato pues al vacunarlo, lo resguardará de las patologías virales más habituales. Anomalías de la salud de forma frecuente muy infecciosas, con efectos sobre la salud muy graves, y que en ocasiones aun tienen la posibilidad de conducir a la desaparición del animal.

Cuándo vacunar a su gato ?

Un gato ha de ser vacunado por vez primera inmediatamente después del destete, desde los 2 meses de edad, por el hecho de que desde ese instante por el momento no está protegido por los anticuerpos transmitidos por la madre a lo largo del embarazo y la lactancia. Esta vacunación principal (tifus, coryza y probablemente leucosis) es seguida, un mes después, por un retiro y una vacunación contra la íra . Para asegurar la inmunidad total del animal durante su historia, se tienen que realizar recordatorios cada un año. Sepa que cuanto mayor es el gato de edad avanzada, mucho más sensibles son las patologías, conque no las desatienda !

Contra qué anomalías de la salud vacunar a su gato ?

Es viable vacunar a su gato contra las cinco patologías virales más habituales en los gatos: tifus, coriza, leucosis, clamidia, íra. Pero sólo algunas de las vacunas son fundamentales. Prosiga los consejos de su veterinario, quien señalará el protocolo de vacunación a continuar según sus orígenes, su modo de vida, sus ocupaciones …

Tifus : genera gastroenteritis que causa pérdida de apetito, fiebre, vómitos, diarrea y deshidratación severa en gatos. Esta patología enormemente infecciosa con frecuencia resulta en la desaparición, en especial en gatos. Como el virus no responde de manera eficaz a los fármacos, solo la vacunación puede batallar.

Coryza : es una patología que perjudica a todo el tracto respiratorio del gato. Sus síntomas son afines a los de un resfriado: fiebre, secreción nasal, inflamación de la lengua, conjuntivitis infecciosa, falta de apetito… Ocasionalmente es mortal, pero puede ser incapacitante para el animal. Y si no se habla a tiempo, aún puede ocasionar la desaparición.

El tifus y la coriza son 2 patologías infecciosas increíblemente resistentes, que resisten a lo largo de bastante tiempo en el exterior y que tienen la posibilidad de ser transportadas por humanos. Por ende, es esencial vacunar a su gato contra los dos, aun si vive solo en interiores.

Leucosis : es una patología viral gracias a una infección con el virus leucemogénico felino, llamado FeLV (que no debe malinterpretarse con lo que tiene por nombre «Vih du cat»). Se transmite por medios naturales (sangre, vía sexual, saliva, orina, lágrimas) y solo entre gatos (raspones, relamidas, picaduras, proyecciones). Por consiguiente, en modo alguno es transmisible a los humanos. Los síntomas son variadísimos y tienen la posibilidad de manifestarse como pérdida de peso, fiebre, inconvenientes digestibles o respiratorios, anemia, aparición de ganglios linfáticos, tumores nefríticos… Ciertos gatos tienen la posibilidad de tener el virus a lo largo de años antes de tener los primeros síntomas.

La vacuna para la leucosis se aconseja para gatos con ingreso de afuera, aun si o sea ocasional.

Clamidia : es una conjuntivitis crónica, que en general perjudica solo a entre los 2 ojos, y que lleva a un fluído persistente, enrojecimiento y picazón. Más allá de que es realmente difícil tratar de forma permanente esta infección, no es mortal. No obstante, debemos mantenerse alerta por el hecho de que, aun si la conjuntivitis semeja curada, el gato puede mantenerse contagioso. Perjudica eminentemente a los gatos que han vivido en red social (cría, cobijos, etcétera.).

La vacuna para la clamidia normalmente está reservada para gatos de exhibición o reproductores.

Íra : es indudablemente la patología mucho más famosa por su viable transmisión a los humanos y por su gravedad, pues es regularmente mortal. El virus en general se transmite por la mordedura de un animal portador del virus (perros, gatos, hurones, zorros, murceguillos) …). El periodo de incubación puede ser de múltiples semanas en dependencia de la clase (15 a 30 días en gatos). Por ende, cualquier mordida debe tomarse seriamente, aun si el animal se ve sano. La manera paralítica, la más frecuente en gatos, genera parálisis de los músculos de la mandíbula, lo que causa adversidades para abrir la boca y abundante saliva. La desaparición sucede de manera sistemática en unos pocos días. La llamada forma «colérica» conduce, aparte de estos síntomas, a un cambio en el accionar (agresión, excitación, maullido, etcétera.). Este modo es mucho más rápida con la desaparición en los 4 a 5 días siguientes al comienzo de los primeros síntomas. En todos y cada uno de los casos, consulte de forma rápida a un veterinario que solo logre detallar un diagnóstico fiable.

La íra desaparece del territorio francés merced a las vastas campañas de vacunación llevadas a cabo en los últimos tiempos, pero todavía es una amenaza que no debe pasarse por prominente . Por esa razón se aconseja vacunar a su gato contra esta patología, aun si no vive en un área expuesta.

enfermedades de la vacuna contra gatos

A comprender

La vacunación solo puede hacerse en un animal sano y desmayado. De la misma forma, el chequeo es requisito en unas escasas horas de inyección (4 a 6 h) pues, en ciertos casos increíblemente extraños, puede suceder una reacción alérgica (edema, vómitos hemorrágicos) …).

Vacunas, una obligación legal ?

En territorio francés, solo la vacuna para la íra puede ser obligatoria, y solo en departamentos plagados. En caso contrario, no hay obligación . Pero tenga presente que, aun si su gato vive en un departamento, todavía existe el peligro de polución por el hecho de que no está seguro de transportar y llevar a casa un virus. No dude en preguntar y recibir consejos de su veterinario sobre qué vacunas tienen que administrarse.

Si se marcha de vacaciones con su gato , sepa que la vacunación contra la íra es obligatoria para los gatos que van a Córcega, en los departamentos franceses de ultramar y para todos y cada uno de los viajes al extranjero. De la misma manera, la mayor parte de los cámpines y centros de vacaciones lo piden. Por último, las pensiones o las diálogos en general necesitan que todas y cada una de las vacunas estén actualizadas. Aprende bien antes de irte.

El pasaporte europeo

El pasaporte europeo para animales familiares es emitido de forma exclusiva por un veterinario. Da prueba de que el animal fué vacunado contra la íra y que está bien reconocido por un chip electrónico. Asimismo puede contener información sobre otras vacunas, tal como información sobre el historial médico del animal. Este archivo solo deja viajar a todos y cada uno de los estados integrantes sin otras justificaciones, salvo Irlanda, Malta, Suecia y el Reino Unido, para lo que asimismo se necesita la titulación de anticuerpos.

Asimismo lea: Las patologías más frecuentes en gatos